lunes, 26 de diciembre de 2011

estaba listo para morir y despertó

Sam Schmid, un estudiante de la universidad de Arizona que se creía que tenía muerte cerebral y ya estaba preparado para ser donante de órganos, milagrosamente se recuperó apenas unas horas antes de que los médicos consideraran la posibilidad de retirarle el apoyo que estaba recibiendo para mantenerlo con vida.Schmid, un joven estudiante de negocios de la Universidad de Arizona, fue gravemente herido en un quíntuple choque en Tucson el 19 de octubre pasado.Las lesiones cerebrales del muchacho de 21 años de edad eran tan graves que el hospital local no podía tratarlas, así que fue trasladado en helicóptero al Instituto Neurológico Barrow, en el Centro Médico St. Joseph de Phoenix, donde los especialistas realizaron una cirugía de un aneurisma.Mientras los médicos abordaban el tema de la donación de órganos con su familia, Schmid comenzó a responder, levantando dos dedos. Hoy puede caminar con la ayuda de un andador, y su habla, aunque lenta, ha mejorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario